30 jun. 2013

Un festival de colores


Tras muchas horas de viaje, de estar sin luz y prácticamente mareados, notamos como la avioneta estaba empezando a llegar a tierra y por culpa de un frenazo, nos estampamos contra las cajas que viajaban con nosotros, lo que nos dejo algo desorientados.
Aun así, espabilamos pronto cuando abrieron el compartimento y nos pusimos rápidamente detrás de una de las cajas para que no nos viesen.

Por suerte cogieron unas cajas y cuando se fueron aprovechamos para salir de ahí.


El siguiente problema que se nos presentó fue el saber donde nos encontrábamos, porque al haber ido en aquel compartimento no pudimos ver por dónde íbamos, así que como siempre hacemos, empezamos a investigar para poder ubicarnos en el mapa.

Cerca de donde nos encontrábamos vimos una especie de chiringuito en el que ondeaba una bandera un tanto peculiar; tenía un dragón dibujado, y unos colores que solo podían pertenecer a Sri Lanka.

Habíamos recorrido en avioneta miles y miles de Kilómetros, para pasar del continente africano al asiático surcando todo el mar índico.

Decidimos tomar algo en aquel chiringuito y de paso preguntar al camarero en concreto donde estábamos. Nos sirvió dos tazas de té (Sydney es un remilgado y le gusta ser elegante hasta para beber xP), y nos dijo que nos encontrábamos en Colombo, la capital, y además estábamos en plena celebración del “Esala Perahera”, que es un desfile religioso caracterizado por sus desfiles coloridos.

Lo más curioso de esto es que está prohibido beber alcohol y fumar en esta época, y esto llega a tal extremo que en una película que estaban dando, en el momento en que se hacía una de esas dos cosas, se cortaba para respetar dicha tradición. Lo más gracioso fue que los turistas pedían cervezas infiltradas en teteras para que no hubiese problemas, ya que podrían multarles por beber alcohol en tierra santa.

Cuando terminamos nos dirigimos a ver uno de esos desfiles que tan espectaculares eran, y aproveché a hacerme una foto de recuerdo del lugar. Solo os diré que no había visto una cosa tan sumamente monstruosa en mi vida, fue maravilloso aquel desfile.





Al día siguiente, decidimos ir a Dambulla, una ciudad que tiene unas cuevas naturales que se convirtieron en el Templo de Oro de Dambulla y que es patrimonio de la Unesco.

Para no variar, Don Sydney, vio un colgante que brillaba en un mercadillo e hizo que perdiésemos el autobús que nos llegaba así que decidimos quedarnos ahí.

Para que no os quedéis con las ganas de saber cómo eran esas cuevas compré una postal para que veais como son por dentro…Electrizantes sin duda.




 

Aproveché  
a comprar un recuerdo del país, ya que la última vez nos tuvimos que ir de imprevisto y no me dio tiempo a comprar nada.

Decidí comprar una máscara artesanal, que protege a todo aquel que la tiene, y lo más curioso es que está pintada con pinturas naturales obtenidas del árbol Arco Iris del que se raya la corteza y mezclándola con pigmentos se obtienen los colores. Sydney se la probó para que vieseis lo chula que es.







Algo que nos estaba agobiando bastante era el calor y por eso decidimos ir al mar que estaba muy cerca. Al llegar vimos una cantidad de hombres colgados de unos palos que estaban en el mar pescando, y nos enteramos de que lo hacían para no asustar tanto a los peces que vivían en los arrecifes. Así que aparte de refrescarnos, nos dedicamos a investigar dichos arrecifes. Nos adentramos tanto en el mar que nos topamos con un barco pesquero, y con tan mala suerte Sydney entro en una red suya de pesca así que tuve que seguir al barco hasta ver a donde le llevaba.






2 comentarios :

  1. Hola Erik, me ha gustado mucho la entrada!! El blog es muy original y divertido.
    A mi las Monster High no me apasionan, pero mi hermana está viciada a ellas y me ha hecho ver hasta las películas, así que algo acaban gustándome. Debo decir que son unos dibujos preciosos!
    Un besoote!
    Te sigo, te dejo mi blog por si te quieres pasar y seguirme :)

    http://viviendoennuestrocuento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

¡Conoce a las Monster High Originales!

¡Conoce a las Monster High Originales!