23 sept. 2013

Un país de magia verde (Parte II)

La verdad es que sin la ayuda de todos los normis no hubiésemos sabido por donde bajar, porque sin contar el color y la colocación de ambos troncos, el resto era idéntico, y por mucho que mirásemos hacia abajo no se veía nada distinto al resto, así que como la mayoría nos pedisteis nos decidimos a bajar por el tronco amarillo. Así que dicho y hecho, sin pensarlo dos veces nos tiramos por aquel tronco y al entrar parece que saltamos a otra dimensión que me recordó mucho a aquella película de dibujos de una tal Alicia que era un tanto extraña.



Algo de magia tenía que haber por ahí, porque entre el cambio que dio la atmósfera que nos rodeaba y que no sufrimos daño alguno al caernos, hizo que sintiésemos muy cerca el primero de los elementos. Donde nos caímos era como una sala con un círculo en la que cambiaba el color de la iluminación cada poco tiempo,  y en los laterales había dos escaleras que bajaban hacia abajo así que yo bajé por las de la derecha y Sydney por las de la izquierda.

Cuando bajé vi una puerta que ponía “Peligro, no pasar”, pero como soy muy curioso entreabrí la puerta y vi una especie de sala que era gigante que estaba llena de unos seres bastante desagradables y al escuchar el sonido de la puerta el más grande vino corriendo hacia donde estaba así que la cerré corriendo y me fui a las escaleras en las que se encontraba Sydney para ver si esas conducían a un lugar no tan peligroso.

Por suerte había una puerta que no se parecía en nada a la otra, ya que aparte de que no ponía nada relacionado con algún peligro a otro lado, tenía el marco rodeado de flores y por los laterales salía una especie de polvo de colores que parecía ser de hada así que decidimos abrir la puerta, nuestra sorpresa al abrirla fue ver a nuestra amiga Eruanne en ella esperándonos.


Al vernos vino a darnos un abrazo a los dos, y nos felicitó por elegir el camino adecuado para bajar, ya que el otro estaba repleto de enemigos y seres que iban a hacer los posible porque no consiguiésemos pasar, y es que resulta que el primer elemento lo tenía ella; el de la tierra. También nos contó que ella no podía salir de ahí ya que estaba como la representación de dicho primer elemento y si le pasaba algo a ella al elemento también le podría pasar y sin él no íbamos a poder hacer nada. 

Sin perder tiempo sacó de una especie de baúl que tenía escondido el elemento de la tierra que era así como una piedra preciosa marrón, por lo que la guardamos con mucho cuidado y sin perder demasiado tiempo nos despedimos de nuestra amiga y continuamos nuestro viaje aunque ahora mismo no sabíamos a que continente ir…¿Nos ayudáis? 



2 comentarios :

  1. Ains! Erik te faltó mencionar q la llave para abrir dicho baúl la escondía en mi salvaje y sobrenatural escote ji ji ji


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los jefes me hubiesen censurado la entrada o me hubiesen despedido por atrevido :P

      Eliminar

¡Conoce a las Monster High Originales!

¡Conoce a las Monster High Originales!